Drones para niños: problemas a tener en cuenta

La moda de los drones en la actualidad está dando mucho que pensar a padres y madres de todo el mundo: ¿le compro este juguete a mi hijo? ¿es peligroso? Y es que muchas veces no se tiene el suficiente respeto ni se es consciente las consecuencias posibles que puede tener el mal uso de este tipo de aparatos. En este artículo voy a intentar transmitiros cuáles son todos los pormenores y conceptos que hay que manejar y tener en cuenta a la hora de adquirir este tipo de aparatos para regalárselo a los más pequeños de la casa.

Lo primero que tenéis que saber es quién soy. No por nada, ya que saber quién es el que escribe da una visión mejor de lo que intenta explicar sobre un tema que puede llegar a ser controvertido. Me llamo Rafael Cruz, del blog de Mundodron, un pequeño rincón en el que transmito mi afición por este tipo de aparatos. Gracias a Ibai y a Santi, me han dejado un trocito de su espacio en Internet para hablar de algo que me preocupa muchísimo: la consideración de los padres sobre este tipo de juguetes (y juguete no siempre hay que sobreentenderlo como algo exclusivo de niños).


Lo primero que hay que entender es que los drones son peligrosos. No importa el tamaño ni la potencia de estos: siempre son peligrosos. Con más protecciones, que sean pequeños, que parezcan de plástico blando lo que sea. Siempre hacen daño. Este concepto parece muy básico y simple, pero cada día lidio con este tipo de preguntas en mi blog, y quiero aprovechar la ocasión al escribir en un drone de esta temática para dejarlo claro. Esto no significa que no debamos comprar un drone a los niños, desde luego que no. Simplemente significa que hay que estar con ellos en todo momento cuando están volándolos. Supervisándolos y viendo que todo lo que hacen lo realizan en condiciones de seguridad.

Otro punto importante son los tipos de drones que podemos comprarles. Cadenas de tiendas de productos para niños comercializan drones de cierta potencia (no mucha, pero que tienen cierto peligro) calificándolo para niños con edad superior a 14 años. Esta edad, siempre y cuando se supervise, no es mala para llevar drones como los que se ofertan en cadenas como Imaginarium, desde luego. Pero cuando hablamos de drones para niños menores de esas edad creo que el sentido común nos invita a adquirir otro tipo de modelos más ajustados a los más pequeños de la casa. Drones como el Space Motion de Revell son drones pensados específicamente para este tipo de públicos, siendo uno de los que más recomiendo en estos casos.
Yo olvidaría drones más grandes que el que he podido especificar antes, al igual que los más pequeños. Los más pequeños, como drones del tipo Cheerson CX10 que tanto se han popularizado, tienen partes que son fáciles de quitar y que se estropean con facilidad, siendo interesante dejar de lado este tipo de cuadricópteros para los chicos.

En definitiva, podríamos resumir este artículo con dos palabras: sentido común. Al igual que no dejamos que los niños puedan utilizar todo tipo de herramientas peligrosas (como un cuchillo) sin la atenta supervisión de un adulto, este tipo de aparatos hay que tratarlos con la misma cautela. Un vuelo fallido y que acaba en con la hélice de un drone en el ojo de un niño o cualquier tipo de accidente del estilo puede ser fácilmente evitado con un estricto control y supervisión de adultos cuando se esté jugando con estos drones.
Por último recomendar utilizar este tipo de aparatos al aire libre en sitios despejados, ya que en el interior de una casa con la televisión y el armario por delante No tentéis a la suerte.

EACHINE E010 Mini UFO Cuadricóptero Drone Teledirigido Quadcopter

21 euros. 5 minutos de tiempo de vuelo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *